.las horas matan y luego mueren.





eran tiempos lentos
de raíces y colgajos tibios.
las marcas dejaban sudar tinta
entre venas descarnadas.


nada había fuera que te dejara entrar:
toda la noche cabía en el puño del mundo.





*

3 comentarios:

One dijo...

y no habrá nada dentro



que me haga salir



porque establezco campamento base allí...


y apretar en el puño no solo esta noche.

sino cada próxima luna
de aquí

hasta el canto de los siete jinetes.

Pol dijo...

Agarrarse a la tierra
presupone
vida.

jose dijo...

todo el mundo cabe en tu puño
toda nuestra vida

Lord Byron

INVERSA

exorcismos sencillitos