.las horas matan y luego mueren.




es el diario. me repito que es el diario de los días en blanco.
es la faz de un animal herido que se esconde a escupir en la brecha.
que sube en ascensores y repulga escaleras atinadamente.
lluvia en el teclado
manoseo de olores, mordidas a los colores íntimos, revuelta sin sangre en el peldaño afilado.
un desuso, una prisión, una carta eléctrica esperando respuesta.
es el diario. me repito que es el diario de los días negros.

2 comentarios:

Îgnax dijo...

   El diario que sabés leer y escribir con los ojos cerrados, como si tal cosa fuese necesaria. Cerrarlos. Abrirlos. Entonces. No. Sí. No sé. O sí. Tal vez. Tal vez un tal vez.

   Y acusar recibo de un aliento hambriento en un repulgue de escalera. Qué tipa.

u dijo...

hola! me gustaria enlazarte a mi blog. podrias decirme si eres un templo uterino o un elegido?

Lord Byron

INVERSA

exorcismos sencillitos