.las horas matan y luego mueren.

¿cómo nos escaneamos?
si las señales son tan difusas
pero apabullantes
si cada vida es una historia inmensa.
¿cómo hago para continuar la risa en tus brazos
si acá hay varias decenas de distancia?



física.
digo.



escucho
y llueve
no ha parado
todas las ventanas disueltas
en la ausencia presente
enriquecedora.



siempre fue de buena fortuna tenerte merodeando



*







(o antes te pedí la valentía de la cual termino careciendo a menudo.



daigual)



.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que me gusta de la lluvia es que obliga, un poquito, a que cada persona esté consigo misma, sin mas remedio.

Y que los días de lluvia se cuentan mientras que los días de sol pasan.

pd: esa rama pudo haber sido tejida por una araña.

teleoalreves dijo...

ojalá fuesen sólo los días privilegiados los de lluvia. sin más remedio estoy conmigo sin obligaciones a cada milímetro de movimiento respiratorio. y si hay sólo se agravan los colores.
y sí, el árbol, la araña, las redes.
sintiempo.

Anónimo dijo...

El sol es pura luz tan intensa que lo ciega a sí mismo. Para el sol, no existe el universo. Solamente existe su soledad.
Y así de equivocado está.

Lord Byron

INVERSA

exorcismos sencillitos