.las horas matan y luego mueren.

voy a inventar un amor. hibernarlo sin formas
ahora que esquivo una cajita, que pronto acomodará su cabeza justo junto a la de ella, sin saber por qué; o une inercia deliciosa. un renuncio y la estampida de qué aferrarse. claro; me mantiene viva a pura copia, crecida, que se diversifica, esa! en buenahora.
pero el amor trunco, egoismo, puro punk, querido es esto.lo surreal volviendo. sólo mis manotazos de ahogada. ex.
ahora nado, sincronizado, y me trago en fractales las esquirlas de cada lágrima. no logro botar. tal vez si eso suderiera toda primavera me sería corta.
el regocijo ajeno, los metalenguajes, todo vacío. con firmas y arroz y salutaciones. viajes copiados. como su talento desesperado. aprobaciones ajenas.
esto es morirse un poco.
la desidia, lo fatuo artifical llenador de huecos me llegó hasta la médula del espanto. tanto y tanto.
estoy bien. esta lucidez conciente maravillosa empezinada a seguirme a todas partes. cualquier plan baja su sentido. el pasto, tu enredadera, cama antológica y extraña. tu superfluo yo al extremo: ohsana la obstincación de intentarte en las letras.
la piel árida de este ahora me trae de bruces tu no inicial. tu nombre casado. te cazaron. pobre de tus secretos. pobre de tus falacias, inventos, de tu soportar el hedor ad eternum.
agradezco la elección, me saco el sombreo: eterna imitadora. creés que es tuyo: pero ya lo habiamos inventado. agradezco la tenacidad en tu persistencia, el triunfo con vos misma, a pesar de lo chiquito, de todo lo que habrás de fabricarte para alcanzar 12 segundos de placer,
sé de tu letra invisible. la que te delata. esa que escribe siguiendo la comanda de otra clase de amor.
habitaculo sin gravedad ni desmanes



todo esto no existe
inventos
divagaciones
supuestas ofensas luego
desenmascarar.te.nos


1 comentario:

Anónimo dijo...

Pensar en uno no es pensar en los demás. Algunos dolores nos dominan, otros se puede alejar, incluso ignorar. Si quien nos mira sonríe, es porque estamos en paz.

No hay que contar las horas. No hay que contar. Basta un abrazo y cerrar fuerte los ojos.

¿Una buena vida?: Dejar todo el amor acá.

Lord Byron

INVERSA

exorcismos sencillitos