.las horas matan y luego mueren.



quisiera escribirles a todos aquellos que consideramos tener una historia trunca.
un final feliz a todos mis finales amargos.
pensé en agradecerte diculparme y felicitarte. me devano un torso de seso cada tanto evaluando si es lo más conveniente. así pasan los días. sin que me acuerde. pero cuando me agarra el ataque de suelte les diría a todos que han sido nutrición en mis días.
y que cerrar me abre.

porque amar algo de cada uno se hace piel propia y en definitiva ni interesa qué recuerdes de nuestra colorida pintoresca  leveintensa _a esta altura_ historia.
quisiera escribirles que me han regalado aromas, texturas de sábanas, frío o calor, largo o corto, resplandor o apagones, furia o desesperación, inmersión o vuelo. es un tesoro del que sólo puedo estar agradecida. y no es fácil- ha sido un largo camino.
ahora, por más que a un par los sueñe con frecuencia asombrosa (menciono esto pues no recuerdo jamás mi sueño. vuelvo al cosmos. )
regalos oníricos vívidos reveladores, inciertos, subjetivos, espejo, inconsciente, proyecciones, transpersonal)
quisiera escribirles a todos, los que saben y no, cuánto han hecho por mí. por mis fobias y liberaciones; por todas las muertes y resurrecciones. cada contacto, cada salida. todos los enters.
son nuestros.
(gracias hacer del patchwork de mi vida; una delicia imperfectamente perfecta)
supongo que los amaré decreciente. pero lo que se recuerda: brilla eterno.

No hay comentarios:

Lord Byron

INVERSA

exorcismos sencillitos