.las horas matan y luego mueren.


es tarde en la tarde y de pronto me brota sangre desde el labio que lleva la herida pienso que no voy a respetar ningún signo de puntuación aquí y que los errores ortográficos, que tanto me preocupan,son menos importantes que ciertas calaveras brillando en la noche monstruos de pecados inventados yo que me levanto el pelo que no sé para qué tengo tan largas las hebras mientras caen en un suelo sordo montones de estampitas el frío trae puñalcitos anestesiados y yo soy una perfecta desconocida. descosida. indescifrable hasta para mí. basta para el hoy que no termina nunca.basta para la noche que me niega el sueño.

1 comentario:

Îgnax dijo...

   El vasto basta que a veces todo lo abarca y nunca nos basta.

Lord Byron

INVERSA

exorcismos sencillitos