.las horas matan y luego mueren.







así, un pedazo de madera congelada que golpea con sorpresivo retraso;
la nuca, el pecho. que rasga la entrepierna. la mueca de rabia.
pero colchón, químicos, aviones. anuncios y epitafios.
descubiertos de vínculo:materno.
dolor de útero estallado, tus condones plastificando la ciudad en furias.
pieles de asfalto que me dan pena contemplarlos.
testigo, anónimo, la impunidad del cobarde.
la belleza del misterio
y
lo que pertenece fiel a algo más lejos que la especie






es momento de viajar hasta adentro
para sacarte de mi fondo.



*





No hay comentarios:

Lord Byron

INVERSA

exorcismos sencillitos