.las horas matan y luego mueren.

indispuestos
que se asoman en legiones
disimuladas en imperfecciones de engaños simplones.



yo que yan no quiero nada
pero me repaso el tatuaje, hoy.
que esto es el borrador; definitivo. finito y amoral.

no pienso. cuando siento que escribo.


recen por mí: para que se me venga el deseo



*






1 comentario:

Anónimo dijo...

Ser ese árbol en aquella orilla. Esa vida.

Lord Byron

INVERSA

exorcismos sencillitos