.las horas matan y luego mueren.

Esto es lo que quiero escribir
aunque no haga falta.


en venus  una hija durmiente 
yo sin cabos ni ataduras
conviviendo con el ruido

(Ahora que puedo )


de mi propio ser me río;

cuando entiendo lo finito y los nacientes particulares 
y la banca, rota.

- ¿ cuanto tiempo más tenemos que vivir ? - preguntaste.




Y aún no he hallado respuesta 



*


2015


.



1 comentario:

Anónimo dijo...

Por sus maneras, transmitía una belleza delicada y una determinación salvaje. Era capaz de formar huracanes al soltar susurros y podía despejar los cielos al cerrar los ojos. A su paso, se agitaban corazones.

O, simplemente se puede decir: estás muy linda.

Lord Byron

INVERSA

exorcismos sencillitos