.las horas matan y luego mueren.

cuando la noche es nueva de luna y calendario
tanto repetido de estreno
el cuerpo dibuja serpentinas
la soledad no es más sola que el brazo que se mueve en los sueños.


cuando la certeza es partirse
cuando el anhelo es una especie de fusión sanguínea egoista
los pies la gente con sonrisas
mi piel en desuso
los temores trepanados
regeneración desde las muelas hasta las suelas.



no voy a recordar ni un ápice
porque me es imposible atesorarlo todo;
este paso en el mundo, la boca, filigrana en los dedos
punto cero junto de nuevo.


animoamar



*







1 comentario:

Anónimo dijo...

El hombre abraza con los brazos. La mujer abraza con las piernas.

Lord Byron

INVERSA

exorcismos sencillitos