.las horas matan y luego mueren.

toca aquí para la nueva entrada. Los no enterados. Auspicios de fugaces parpadeos en el aire.El cuerpo ni siquiera vibra en esas melodías. 
Sin penurias ; irrefrenable ,
el que sigue pasando no se asoma a los tiempos.
Plenitud.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tanto abrigo en estos días me hace extrañar el otoño.

PD: Desde el suelo uno se siente humilde. Tal vez Dios sea microscópico.

Lord Byron

INVERSA

exorcismos sencillitos