.las horas matan y luego mueren.

tu miel de agua en el charco que espanta pájaros
las raíces de la sombra el festejo intacto.
el frío, adentro, de dientes cierres y persianas
amontonadas bajo la sal de cualquier escalera doble.

no sé rezar.
no sé que fue del juego de las uñas y el hambre del hombro azul.



no sé pedirte que te quedes.
que una lección d
e anatomía sea para mí, la mejor de las redenciones.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

quien sos?
los blogs dicen todo de nadie

alrevesteleo dijo...

y justo lo escribe un anónimo...

vaya paradoja!!!

*

Îgnax dijo...

   Las lecciones de las facciones. Una clase, y todo lo demás debidamente embalado.

Lord Byron

INVERSA

exorcismos sencillitos